Ácaros

Los Ácaros

Los ácaros aparecieron en la Tierra hace unos 400 millones de años, y actualmente hay descritas unas 50.000 especies distintas. La mayor parte de ellas son de pequeñas dimensiones, alcanzando unos pocos milímetros de longitud, y se pueden encontrar en una gran variedad de hábitats, tanto en medio terrestre como acuático. Principalmente son depredadores y no ocasionan daño alguno a los seres humanos, no obstante, algunos son parásitos de plantas o de animales.

Los ácaros producen alergias

La inhalación de los excrementos, huevos o cuerpos muertos de los ácaros del polvo pueden causar alergia o asma cuando entran en contacto con la mucosa nasal. Pueden provocar rinitis alérgica y asma bronquial. Los síntomas pueden incluir: goteo de la nariz, congestión nasal, estornudos, lagrimeo, tos y picazón.

Recomendaciones para evitar ácaros del polvo

La mejor forma de evitar la alergia causada por los ácaros del polvo es intentar prevenir su presencia en las casas. Para ello es importante evitar alfombras o moquetas, ya que son una buena zona de cría de ácaros, airear bien las habitaciones, lavar frecuentemente la ropa de cama, las cortinas y los peluches a más de 60ºC (ya que esta temperatura destruye algunos de los alérgenos que causan la alergia), usar fundas anti ácaros en almohadas y colchones, evitar sillas tapizadas o elementos hechos de plumas o pelos de animales, cambiar frecuentemente los filtros de sistemas de calefacción o aire acondicionado e intentar mantener la casa a una temperatura inferior a 25ºC y con una humedad relativa inferior al 60%.

Choose country

    Llámanos ahora 900 828 001