caso-exito-fabrica-patatas

Cómo Anticimex resolvió un grave problema de roedores en una fábrica de patatas

Bosquejo de la situación

El edificio es de tamaño medio: 5.000 m² de producción automatizada con 5 robots, 2 muelles de carga donde llegan las patatas frescas, 1 comedor abierto para los empleados, 2 aseos, 1 vestuario con taquillas y un sistema de gestión de aguas residuales (interior y 2 lavabos exteriores). ).

Por encima de la zona de producción se encuentran las salas técnicas con tuberías de espera con cables eléctricos. Estos provienen del tejado o de entradas subterráneas y abastecen la nave de producción situada debajo. En definitiva, recorren todo el edificio.

Las freidoras, que producen día y noche, emiten muchos vapores grasos que atraviesan el techo y depositan esta condensación de la grasa de fritura en las zonas técnicas.

Inspección y Seguimiento

Lo primero que quedó claro durante la inspección fue que los roedores no procedían de ningún lugar del interior de la nave de producción ni de las zonas de atraque. No había evidencia de un nido.

Seguimos las marcas de grasa en las líneas eléctricas y vimos que conducían al área de ingeniería, de difícil acceso y navegación. Aquí no se tomaron medidas de control.

Encontramos una entrada para los roedores a través del tubo de ventilación insuficientemente "protegido". El olor y la grasa condensada para freír atrajeron a las ratas.

Las ratas mordieron la goma y el aislamiento alrededor de las tuberías en espera y el plástico de la propia tubería, y luego penetraron en las zonas técnicas a través del cableado eléctrico de las tuberías.

Prevención y corrección

  • El equipo técnico del lugar aseguró las tuberías con una malla de acero para evitar la entrada de roedores.
  • La ranura de ventilación también se selló adecuadamente.
  • Los conductos de cables que contienen cables eléctricos se aseguraron para que los roedores no pudieran pasar a través de ellos.
  • Se eliminaron todos los signos de su presencia y se limpió a fondo el ambiente.

Seguimiento del nuevo programa de manejo de plagas

Seguimos nuestras medidas preventivas para asegurarnos de que no fueran roídos ni destruidos por roedores persistentes.

El techo y las áreas técnicas fueron incluidos en las rutinas de inspección del técnico. El departamento técnico vació con mayor frecuencia los contenedores de basura.

Se propuso la formación de concienciación de los empleados para fomentar la proactividad y la precaución entre los trabajadores de la fábrica. Implementamos recordatorios con pegatinas en las puertas, carteles en el comedor y una presentación informativa en las pantallas informativas del hall de la fábrica.

Resultados

Después de 3 meses de intensa colaboración, pudimos reducir drásticamente la población de roedores.
Debido a que sus puntos de entrada anteriores habían sido sellados, los roedores intentaron ingresar por los huecos debajo de las puertas del muelle de carga, por lo que esta área recibió atención adicional en términos de medidas de verificación y control. Con éxito, vimos que la actividad volvió a disminuir.

Selecciona el país

    Llámanos ahora 900 828 001