Serpiente

Serpientes

Las Serpientes son carnívoras y muy buenas depredadoras

Las Serpientes pueden detectar vibraciones del suelo gracias a las escamas del vientre, y la lengua bífida les permite captar olores que luego pueden saborear en el paladar gracias a un órgano conocido como Órgano de Jacobson.

Además de captar el olor de sus víctimas, la lengua bífida también informa de la dirección en la que éstas se encuentran. Algunas especies tienen incluso la capacidad de detectar la radiación infrarroja que emiten los cuerpos de sus presas.

Sus mandíbulas son extremadamente móviles, lo que les permite poder abrir la boca hasta 130 grados (los humanos solamente podemos abrir la boca en un ángulo de como máximo 30 grados), e ingerir presas tres veces más grandes que su propio cráneo.

Algunas especies de Serpientes tienen veneno

El veneno de las Serpientes está guardado en dos glándulas venenosas situadas detrás de los ojos y conectadas a dos colmillos huecos que inyectan el veneno durante la mordedura. La función del veneno es básicamente la captura de presas, aunque también la defensa en caso de sentirse atacadas.

Serpientes venenosas en España

En España hay cinco especies venenosas:

  • Vipera aspis (víbora áspid o víbora del Pirineo). Se encuentra en la parte nororiental de la península ibérica. De las tres especies de víboras que hay en España, ésta es la de mayor tamaño (hasta 85 centímetros de longitud) y la más venenosa. Se la puede encontrar en terrenos rocosos, soleados, bosques abiertos y matorrales. Es una especie muy ligada al hábitat alpino, sobrepasando habitualmente los 2000 metros de altitud. Como todas las víboras se la puede reconocer por el hocico levantado (aunque en esta especie no se aprecia del todo), la pupila vertical y la cabeza triangular.
  • Vipera latastei (víbora hocicuda). Es la víbora más frecuente de la península ibérica. Se la encuentra en toda la península excepto en la cordillera cantábrica y en los pirineos. Es la que más ataques a humanos produce, pero por suerte la que posee el veneno menos tóxico de las tres víboras ibéricas. Se suele encontrar en hábitats de entre 900 y 1100 metros de altitud media, en zonas de matorrales, pastizales, muros de piedra, bosques y zonas rocosas secas.
  • Vipera seoanei (víbora cantábrica). Ocupa el norte y noroeste de la península ibérica desde Galicia hasta Navarra. Se la puede encontrar en claros y caminos. Posee un veneno más potente que la víbora hocicuda, pero menos que la víbora del Pirineo.
  • Malpolon monspessulanus (culebra bastarda). Esta especie de culebra es la serpiente más grande de Europa, pudiendo alcanzar los dos metros y medio de longitud. Se la puede encontrar en toda la península (excepto en el norte), en zonas de matorral bajo, cultivos y espacios abiertos soleados. Su veneno es menos potente que el de la víbora, y al tener los colmillos en la parte de atrás del paladar, difícilmente inocula veneno si muerde.
  • Macroprotodon cucullatus (culebra cogulla). Se la puede encontrar en la mitad sur de la península y en las islas baleares. Habita zonas pedregosas, arenosas, cálidas, matorrales y bosques abiertos. Es muy escurridiza y de hábitos nocturnos, por lo que es difícil de encontrar. Su veneno es poco potente.

Biología reproductiva de las Serpientes

Las serpientes de climas estacionales se aparean una sola vez al año, en primavera. Las hembras suelen examinar minuciosamente al macho antes de la cópula, incluso en algunas especies el apareamiento va precedido de un duelo ritual entre machos por la fecundación de la hembra.

La mayor parte de las serpientes son ovíparas (ponen huevos), aunque algunas especies pueden ser ovovivíparas (los huevos se incuban directamente en el interior de la madre). Independientemente de si son ovíparas u ovovivíparas, el sexo de las crías viene determinado por la temperatura de incubación de los huevos.

Choose country

    Llámanos ahora 900 828 001